Niño pequeño

Zanahorias, brócoli, no, gracias. ¿Cómo alentar a los niños a comer verduras?


La realidad es dolorosa para nosotros cuando se trata de niños que comen vegetales. Preferirían papas en forma de papas fritas, ensalada de col de KFC, o un poco de lechuga, una rodaja de tomate y pepino de la hamburguesa de McDonald's. Mientras tanto, los padres sabemos exactamente que es demasiado poco, por lo que vale la pena comenzar a servir vegetales lo antes posible y trabajar en este hábito en nuestros hijos, aunque a veces será difícil.

Conciencia versus voluntad

Como padre consciente, sabe que las verduras son necesarias en la dieta como productos que proporcionan vitaminas y microelementos, y su hijo se niega a cooperar. En las comidas, el ambiente se pone tenso, usted y el niño están nerviosos. Este no es un buen estado para comer nada. Actuar con fuerza, la tentación con una dulce recompensa, amenazar con castigar ciertamente no puede formar un buen hábito de comer vegetales en su hijo. En primer lugar, asegure un ambiente agradable en la mesa. Ten tiempo, sonríe y toda mi paciencia.

Estos son los pasos para ayudarlo a alcanzar su objetivo:

1. Déle a su hijo una opción

Permítales elegir una de las tres verduras, por ejemplo. Hay días en que te apetece una ensalada de achicoria o tomates, también hay días en los que prefieres brócoli o frijoles cocidos. Su hijo también puede sentir diversidad, pero a veces no sabe qué hacer, así que dele una opción. Si un niño come al menos una de las verduras propuestas, ya estará satisfecho, también puede ser la misma verdura en una forma diferente, por ejemplo, ensalada de zanahoria y zanahoria hervida.

2. Observa los hábitos de toda la familia.

¿Papá no boicotea las verduras por accidente? Bueno, observan nuestros hijos, son como un espejo que refleja las creencias y hábitos de toda la familia. ¿No comes verduras con demasiada frecuencia? Por favor, el niño tampoco quiere, él es parte de su pequeña comunidad y quiere ser como papá o hermano mayor, por lo que duplica su comportamiento. Si desea que su hijo coma verduras, usted y su familia deben estar familiarizados con este tema. Hable con todos, qué vegetales les gustan, ¿puede, por ejemplo, probar un nuevo vegetal cada dos semanas?

3. Cuida la diversidad

El niño debe tener la oportunidad de aprender el nuevo sabor, pero darle tiempo para domesticar el nuevo producto. Recuerde, así como usted aborda las cosas nuevas de manera diferente, su hijo también las abordará de manera diferente. Lo principal es no desanimarse. Deje el plato al lado de los platos novedosos conocidos, el niño comerá platos conocidos y tal vez pruebe nuevos platos o productos.

4. Diferentes formularios y facturas.

¿La zanahoria no es tu verdura favorita en forma cocida? Tal vez sabe crudo. ¿No coinciden las publicaciones? Puede probar rebanadas precocidas. Déle a su hijo la oportunidad de ver las verduras de otra manera, ¿el brócoli es un maravilloso bosque y una coliflor, o tal vez le guste un sello de zanahoria o un barco de achicoria? Solo tu imaginación te limita.
Coma en un ambiente relajado y pruebe nuevos sabores. Date tiempo para hacer un hábito permanente, necesitamos 21 días para duplicar este hábito. Buena suerte!