Niño pequeño

Primero vergüenza, luego culpa


Los niños aprenden a avergonzarse de sus padres o tutores, quienes dicen cómo comportarse, y a menudo sugieren directamente que la vergüenza en una situación dada será apropiada. "Vergüenza" porque su comportamiento en la confrontación con el mundo exterior no es aceptable porque excede las normas.

Vergüenza y culpa

Vale la pena darse cuenta de que la vergüenza no es lo mismo que la culpa. Este segundo sentimiento es una convicción interna de que ha hecho mal. Se pueden sentir en cualquier momento y en cualquier lugar, independientemente de si alguien presta atención a un comportamiento determinado o no. También podríamos sentirlos en una isla desierta. No es posible con vergüenza.

Vergüenza primero

A menudo, cuando un niño pequeño escucha que está avergonzado, no sabe qué hacer con el sentimiento. Siente incomodidad, pero no puede soportarlo. Esto se debe a que, en primer lugar, debido a la información externa, tiene un sentido de vergüenza, y solo después de un tiempo aprende qué es el vino y cómo hacer frente a situaciones en las que no se siente bien consigo mismo.

¿Por qué estamos avergonzados?

El papel de los padres es enseñar a los niños que la vergüenza no es un mal sentimiento. Por el contrario, lo necesitamos. Nos enseña rápidamente a darnos cuenta de que algo está mal, que estamos lastimando a otros, que algo debe cambiar en nuestro comportamiento. Conciencia de las normas sociales. Le permite mirar a los demás como en un espejo, identificar rápidamente los problemas.

En una buena dosis, la vergüenza también nos impide tomar medidas irrazonables. Permite una evaluación real de tus habilidades. Sin embargo, si se siente "demasiado", se redirige peligrosamente y bloquea cualquier acción.

¿Cuándo es la vergüenza demasiado grande?

Este niño está avergonzado, aunque en teoría no hay razón para hacerlo. Es tímido, es difícil para él hacer contactos, ponerse a prueba en nuevas situaciones. Esta situación requiere trabajo.

En primer lugar, debe asegurarse de que su hijo sepa que lo ama incondicionalmente, no por lo que hace, sino a pesar de todo. En una atmósfera de aceptación, será más fácil para él lidiar con las diferentes emociones con las que tendrá que lidiar. Después de Janusz Korczak, debe decirle a su hijo que es "bueno que él sepa que puede". Sin embargo, lo peor que puede hacer es empujar al niño. Puede obtener mucha diversión, sentido del humor y paz ... A veces necesita apoyo especializado.