Embarazo / Parto

Ejercicios durante el embarazo.


El embarazo no es un período durante el cual tienes que prepararte para el comienzo de las carreras o para exponer los músculos de partes individuales del cuerpo. Es obvio. Sin embargo, esto no significa que el embarazo esté a punto de acostarse (a menos que su médico se lo indique) y vea la televisión. La buena forma física tiene muchos beneficios. Gracias al cuerpo fortalecido, es más fácil pasar por las dificultades del embarazo, el parto e incluso la maternidad posterior.

¿Por qué hacer ejercicio durante el embarazo?

El objetivo no es desarrollar la fuerza para levantar pesas o velocidades más grandes, sino mejorar el estado físico y la flexibilidad del cuerpo. El propósito del ejercicio durante el embarazo es Mejorar la circulación y desarrollar una buena resistencia.

Programa de ejercicios para el embarazo

Muchas futuras madres tienen miedo de hacer ejercicio durante el embarazo, para no dañar al bebé. Mientras tanto, vale la pena recordar que la base para planificar su esfuerzo es escuchando tu propio cuerpo y forzando tus propias habilidades.

Si estamos en buena forma, haga ejercicio durante el embarazo. podemos comenzar inmediatamente con el uso de pesas manuales de medio kilogramo. Sin embargo, si no hizo ejercicio antes del embarazo, se recomienda comenzar a hacer ejercicio sin peso adicional. Cuando ocurre lo contrario: los pesos resultarán demasiado ligeros, puede aumentar sistemáticamente la carga ligeramente.

Es importante no forzar al cuerpo a través de ejercicios. Los siguientes ejercicios con pesas no deben hacerse día a día, sino 2-3 veces a la semana por menos de 30 minutos.

Lea cómo practicar con una pelota de rehabilitación durante el embarazo.

Calentamiento - marzo

El ejercicio es bueno para comenzar con un breve calentamiento en forma de caminata. Solo 30 segundos de caminar en su lugar levantando las rodillas alto. Los codos deben moverse a medida que se mueven las rodillas (dispuestas en ángulo recto). Los brazos deben dejarse relajados (no los levante). La marcha debe ser suave y la respiración debe ser regular y profunda. El ejercicio se puede hacer con pesas en la palma de la mano.

Ejercicio para el equilibrio

Ahora es el momento de calentar tus piernas, brazos y hombros. Hacemos este ejercicio, de pie, ligeramente separados, con la pierna izquierda ligeramente extendida. La mano izquierda, por otro lado, sostiene el peso a la altura de los hombros, y el codo apunta hacia abajo. Con la mano derecha (con un peso) hacemos un estallido, en este momento podemos subir los dedos del pie y descender al talón. Realizamos 10 repeticiones para cada hombro. Recuerde hacer ejercicio con precaución, mantenga la calma.