Comunicados de prensa

Tos en un niño: ¿cuáles son sus tipos y cómo superarla con éxito?


La tos es un síntoma común de muchas enfermedades. Cuando la membrana mucosa del tracto respiratorio está irritada, el reflejo natural del cuerpo será un intento de limpiar la garganta y los bronquios. Esta es una tos.

Puede ser causado por muchos, muchos factores. Para los niños, la tos es un síntoma particularmente agotador y perturbador. Una tarea muy importante de los padres es reconocer el tipo de tos y evaluar si consultar a un médico lo antes posible. También vale la pena saber cómo ayudar a su hijo cuando está cansado de toser.

¿Qué hay para la tos de un niño? - remedios caseros

La tos a menudo acompaña a un resfriado común. En este caso, puedes intentar luchar en casa. Siempre vale la pena recordar que en el caso de los bebés, cualquier enfermedad requiere consulta con un médico. Estos niños pequeños tienen un sistema inmunitario mucho más débil y cualquier infección puede ser peligrosa para ellos. Entonces no los tratamos solos. Durante algunos años, será necesaria una visita al médico si el niño sufre de fiebre alta o tiene síntomas de gripe (dolor muscular, debilidad severa, escalofríos). Si su hijo solo tiene un ligero resfriado, puede probar remedios caseros.

La tos ayudará:

  • Humidificación adecuada del aire: en caso de toser, es importante que el aire en la habitación del niño tenga la humedad adecuada. Seco irrita la mucosa e intensifica el ardor y el dolor de garganta. En este caso, los humidificadores de aire especiales funcionan bien, lo que le permite controlar el nivel de humedad en las habitaciones. Otra forma es colgar toallas húmedas o recipientes con agua en el radiador. Además, vale la pena ventilar regularmente la habitación y mantener la temperatura en ella alrededor de 20 grados.
  • Gran cantidad de líquido: un niño enfermo debe beber mucho. El cuerpo adecuadamente hidratado se regenera mejor, y la garganta irritada con tos duele menos. Lo mejor será agua sin gas o tés calientes (por ejemplo, de tilo o fruta). Puede agregar miel para beber, lo que aliviará el dolor de garganta.
  • Inhalaciones: alivian el dolor y los rasguños en la garganta y ayudan a la descarga. Es mejor llevar a los niños más pequeños al baño durante unos minutos y encender el chorro de agua caliente. Después de un tiempo, el vapor llenará la habitación y el niño podrá hidratar la mucosa de la garganta. La pareja ya puede aprovechar las salchichas, por ejemplo, inhalaciones con la adición de aceites éticos (pino, lavanda, eucalipto, árbol de té) o hierbas agregadas al agua caliente. Todo lo que necesita hacer es llenar el recipiente con agua caliente, pero no hirviendo, y agregarle aceites o hierbas. El niño debe inclinarse sobre el tazón con la toalla sobre la cabeza y respirar los vapores aromáticos con calma.
  • Descansando en una posición semisentada: es mejor poner algunas almohadas debajo de la cabeza y la espalda del niño. Tal posición reducirá la mucosidad que fluye desde la nariz hasta la parte posterior de la garganta y ayudará durante la tos.
  • Palmaditas en la espalda: funciona para la tos húmeda. La palmada se realiza con la palma de la mano, comenzando desde el final de las costillas y avanzando hacia los hombros. La cabeza del niño siempre debe estar ligeramente más baja que las caderas. Todo el procedimiento debe realizarse varias veces al día.
  • Los jarabes caseros: hechos de abetos o brotes de pino, cebollas, tomillo, miel, hojas de plátano o extracto de saúco se pueden usar en niños mayores de un año.

Se pueden encontrar otros consejos útiles que ayudarán a combatir la tos de su hijo de manera efectiva en //www.kaszeludzieci.pl/.

Antes de actuar, ¡reconoce el tipo de tos!

Al toser en niños, es muy importante reconocer correctamente su tipo. Dependiendo de qué otros síntomas lo acompañan, puede indicar varias dolencias y enfermedades.

  • Tos convulsiva: característica de la alergia por inhalación. Es causada por alérgenos que ingresan al cuerpo a través del sistema respiratorio (polen, polvo, moho, alergenos de mascotas). Es seco y poco profundo, puede estar acompañado de estornudos y secreción nasal, pero sin temperatura corporal elevada.
  • Tos sofocante: un niño que sufre este tipo de tos respira con esfuerzo pronunciado, gime e incluso puede tener moretones. La razón de esta afección es el moco bronquial, que puede ser difícil de toser, por lo que comienza a ahogarse. Este tipo muy grave de tos requiere atención médica inmediata.
  • Tos crónica: ocurre en niños que están expuestos al humo de segunda mano. El humo del cigarrillo irrita el tracto respiratorio y puede causar una tos continua.
  • Tos violenta: ocurre cuando un cuerpo extraño ingresa accidentalmente a los bronquios. Después de la expectoración, pasa de inmediato. Sin embargo, si un niño no puede expulsar un cuerpo extraño por sí solo, consulte a un médico lo antes posible.
  • Tos de ladrido: su nombre proviene del sonido característico de una persona enferma. Es un tipo de tos muy agotador, ataca con salva, causa ronquera, a veces se estrangula y produce sibilancias al inhalar. Indica laringitis o es un síntoma de alergia. Requiere consultar a un médico lo antes posible.
  • Tos seca: generalmente aparece al comienzo de la infección y al final de la enfermedad. Aparece de vez en cuando, generalmente de noche. Si se acompaña de secreción nasal, fiebre y dolor de garganta, es un síntoma de un resfriado. Si el niño no tiene fiebre u otros signos de infección, generalmente indica una alergia o asfixia.
  • Tos húmeda: aparece en la siguiente fase de la infección. Después de una tos seca sofocante, llega el momento de la tos húmeda, que se asocia con la expectoración y ayuda a eliminar naturalmente las secreciones inflamatorias. No suprima este tipo de tos con ningún medicamento. En cambio, puedes ayudar con jarabes expectorantes.
  • Tos después de la enfermedad: muchos días después de un resfriado, su hijo puede estar tosiendo. Sin embargo, ya no está asociado con la infección, sino con el daño a la mucosa causado por los virus del resfriado o la gripe. Hasta que la membrana mucosa se regenere, es más propensa a la irritación, de ahí la tos agotadora. Sin embargo, este no es un síntoma perturbador.

¡Precaución! El consejo anterior es solo una sugerencia y no puede reemplazar una visita a un especialista. ¡Recuerde que en caso de problemas de salud, es imprescindible consultar a un médico!