Niño pequeño

Fiebre alta en un niño: reducción natural de la temperatura


La gente habla más y más fuerte efectos secundarios negativos del uso de medicamentos. Muchos padres tienen miedo de darlos, incluso en caso de fiebre.

Su intuición tiene una justificación, y los expertos que recomiendan usar antipiréticos con precaución (El ibuprofeno puede causar úlceras y problemas renales, y el acetaminofeno puede provocar asma).

Entonces, ¿qué hacer si un niño desarrolla fiebre alta?

Los padres enfrían la temperatura demasiado rápido

Los doctores son alarmantes que los niños con demasiada frecuencia reciben medicamentos a base de paracetamol e ibuprofeno, que se usan indistintamente, en dosis demasiado altas y para una fiebre pequeña o una leve molestia.

Además, su administración exagerada extiende el tiempo de enfermedad y dificulta el desarrollo de las defensas naturales del niño. Las drogas como sustancias extrañas externas deben ser metabolizadas y filtradas por el cuerpo, y esto requiere energía que el cuerpo necesita para combatir la amenaza durante la enfermedad.

Mientras tanto, si el niño no está expuesto a convulsiones febriles, la indicación para la administración de un medicamento para bajar la temperatura es claramente peor para el bienestar, la somnolencia y el dolor del niño.

La fiebre alta en un niño es un síntoma natural.

La fiebre, es decir, temperatura corporal elevada, aunque indica una infección o infección, es Un buen síntoma que confirma claramente que el cuerpo está luchando y tratando de lidiar con la amenaza.

A menudo, los niños pequeños ni siquiera se dan cuenta cuando la temperatura corporal aumenta (juega, permanece activo, alegre), en tal situación no hay necesidad de reducir la fiebre. Esto se indica cuando el termómetro indica por encima de 38.5 líneas, pero muchos padres, al observar el bienestar de un niño a esa temperatura, solo tienen fiebre por encima de los 39 grados.

Cuando la temperatura del niño está entre 38 y 38.5 grados, la lucha contra la infección (un virus, una bacteria) es la más efectiva, las proteínas inmunes responden con la mayor fuerza. ¡Por lo tanto, no interfieras en este proceso! La administración de la droga en esta etapa, ya sea en forma de jarabe o supositorio, interrumpe los mecanismos de defensa naturales, los pone a dormir, el cuerpo se vuelve indefenso, deja de defenderse.

Fiebre alta en un niño: ¿por qué estos temores?

Cuando un niño tiene fiebre alta, los padres están preocupados, temen el daño cerebral permanente debido a la alta temperatura.

Cada vez más, las últimas fuentes indican que incluso la temperatura muy alta en niños sanos en desarrollo, que exceda las 41 líneas, no causa daño cerebral (fuente).

¿Cuándo necesitas ver a un médico?

  • cuando un niño que no tiene tres meses de fiebre,
  • la fiebre dura dos días y no baja,
  • aparecen otros síntomas: rigidez en el cuello, fotosensibilidad,
  • el niño tiene dificultad para respirar (se debe llamar a una ambulancia),
  • La intuición te dice que esto es algo serio.

Fiebre alta en un niño: ¿cómo reducirla naturalmente?

Los medicamentos para altas temperaturas son efectivos, pero no son indiferentes a la salud. Durante siglos, las generaciones anteriores no los tenían a mano, y pudieron bajar la temperatura corporal.

Los métodos naturales para bajar la temperatura son notables, pero al elegirlos, deberías comprobar la temperatura con frecuencia, que puede cambiar dinámicamente y si tiene dudas, consulte a su médico.

La forma más fácil cuando un niño tiene fiebre alta es el uso de una compresa, muy genial, podemos usar hielo envuelto en una toalla suave para esto. Simplemente coloque la compresa en el cuello, donde gracias a la proximidad de las venas, puede bajar la temperatura en unos minutos hasta 1-2 grados.

Un baño tibio o enfriar el cuerpo con una esponja sumergida en agua tibia (pero no caliente) es igualmente efectivo.

El niño debe estar ligeramente vestido, en pijama hecho de material natural, permeable al aire. Si la fiebre es alta, no cubra al niño con un edredón grueso, lo que aumentará aún más su temperatura.

Además, un niño febril Debería beber mucho. Esto es importante por dos razones: protege contra la deshidratación y también le permite limpiar el cuerpo. Si la temperatura acompañado de vómitos, el agua debe administrarse en cucharas pequeñas.

Vale la pena dar jarabe de saúco, remolacha y jarabe de cebolla al paciente.

Bueno para servir Caldo casero preparado sobre los huesos, que fortalece el cuerpo y reduce el tiempo de enfermedad.

Servir caliente pero no caliente. tés de manzanilla que tienen un efecto relajante y te ayudan a conciliar el sueño. Un niño febril debe tener paz y mejores condiciones para descansar.