Los padres aconsejan

Niño y bicicleta: algunos consejos importantes


Queridos padres, ¿alguna vez pensaron en comprar una bicicleta para su hijo? Si no, el mejor momento está por delante. Todo parece indicar que el clima en mayo será excelente, por lo que es una pena llevar a los niños, especialmente ahora el placer de moverse en vehículos de dos ruedas.

Gracias a la experiencia, le proporcionaré información valiosa sobre la compra de esta primera e importante lección de bicicleta y conducción.

La primera bicicleta real

Probablemente su hijo ya haya tenido contacto con algún vehículo. Tal vez fue una bicicleta de tres ruedas, impulsada más por su fuerza que por el trabajo de los pies de su hijo, o podría haber sido un colorido auto de juguete en el que el niño podía entrar y alejar las piernas del suelo, cubriendo los siguientes metros.
Es un poco diferente con una bicicleta. Tanto usted como sus padres y sus hijos deben estar preparados adecuadamente para los desafíos que enfrenta.

Algunos consejos sobre cómo elegir una bicicleta para su hijo

  • Al elegir un vehículo de dos ruedas para un niño, nunca lo compramos "exagerado", sino "por ahora",
  • el pequeño ciclista debería poder sentarse libremente en la silla de montar, alcanzar con los pies enteros en el suelo,
  • la altura del volante no puede ser más larga que la línea de brazos de su hijo,
  • para un niño pequeño, una bicicleta con freno de pedal será más cómoda que los frenos de mano,
  • recordando la seguridad de nuestro hijo, debemos prestar atención a si la bicicleta es completamente funcional
  • Si estamos considerando elegir una bicicleta usada y sus componentes están cubiertos de óxido, dejémoslo ir
  • Conservamos la garantía y el recibo de compra después de la compra.

Cuando compramos un vehículo de dos ruedas seguro, debemos recordar su mantenimiento y posibles reparaciones durante el uso. Si la bicicleta resulta defectuosa, no dude en devolverla a la tienda y cambiarla por otra. Se trata de la seguridad de nuestro hijo, por lo que debemos proporcionarle la diversión más segura posible.

Algunos consejos para el primer viaje.

Ahora te daré algunos consejos para que tus lecciones de manejo sean exitosas y, sobre todo, una diversión exitosa:

  • en una bicicleta de tres ruedas, un niño comienza a andar a la edad de 2-3 años para aprender a andar
  • en una bicicleta de dos ruedas (con ruedas laterales fijas) el mejor período es
  • de cuatro a seis años
  • recuerde que un niño debe ser maduro no solo mentalmente sino también físicamente,
  • para que pueda mantener el equilibrio y pedalear libremente
  • Además de las ruedas, cuando aprendemos a conducir, podemos ayudar con el mango, que podemos sujetar a la bicicleta y de esta manera también podemos rodear al niño con mayor seguridad.
  • Antes de montar, vale la pena equipar a nuestro hijo con un casco protector, que también se adapte a la forma de la cabeza, para que sea la protección perfecta contra las lesiones en la cabeza de nuestro niño.
  • Además de un casco, también podemos pensar en coderas y rodilleras especiales, así como "guantes", recuerde que estos elementos también deben adaptarse a la edad y las dimensiones del niño.
  • las reglas de seguridad dicen que un niño debe andar en bicicleta solo en las aceras y en los senderos para bicicletas, nunca en la carretera donde se mueven los automóviles, por lo que llevamos al niño a un lugar seguro
  • para los primeros paseos llevamos a nuestro pequeño estudiante a rutas donde el niño podrá viajar libremente, no habrá ciclismo o caminata "grandes", ¡no mencionaré el automóvil!
  • Recordamos que las lecciones de manejo deben estar bajo la guía de un adulto
  • Antes de enseñarle al niño a andar, primero debemos explicarle los elementos individuales de la bicicleta y cómo usar este vehículo colorido con una voz tranquila y un lenguaje accesible.
  • tratamos de aceptar con calma la situación cuando nuestro pequeño estudiante mira una vez más y pierde el control de la rueda, recordamos que también es una gran experiencia para él
  • mientras enseñamos a un niño, tratamos de dedicarle tanta paciencia y atención como sea posible,
  • no gritamos si se cae (no muestra malas emociones), por el contrario lo ayudamos a superar su miedo a otra caída
  • Si el niño no se siente seguro con la bicicleta, entonces no lo obligamos a andar, hacer ejercicio e intentarlo, puede desanimarlo y asustarlo más que brindarle experiencias nuevas e interesantes.

Si seguimos estos pocos puntos, nuestra hija o hijo debería convertirse instantáneamente de estudiante en profesional. :)

Buena suerte!