Niño pequeño

Frijoles en la dieta del niño, ¡también indicado durante el embarazo!


Puedes amar u odiar las habas. Es una leguminosa que generalmente causa emociones extremas.

¿Vale la pena incluirlo en la dieta de su hijo? Resulta que sí. Hay muchas razones y los primeros intentos se pueden hacer a partir de los 10 meses de edad (¡en pequeñas cantidades!), Prestando atención para preparar adecuadamente el frijol, cocinándolo para que no cause problemas gastrointestinales.

Los frijoles, debido al alto contenido de ácido fólico, deben ser utilizados por mujeres embarazadas y todas las mujeres que planean un embarazo.

Ventajas de habas

El frijol ancho es una planta que vale la pena comer por muchas razones.

En primer lugar, debido a:

  • alto contenido de proteína, alternativa a la proteína animal (en 100 gramos de habas cocidas tenemos 7,6 gramos de proteína),
  • rica fuente de ácido fólico. 100 gramos de habas cubren el 106% de la demanda de este elemento,
  • las habas contienen vitaminas: B1, B2, PP, C y provitamina A, es una fuente de calcio, hierro, fósforo, magnesio y caroteno,
  • las habas se unen a los ácidos grasos en el intestino grueso y reducen el nivel de colesterol malo en la sangre,
  • puede prevenir malformaciones fetales
  • previene la anemia
  • tiene bajo contenido de sodio,
  • es una valiosa fuente de vitamina C, tiamina, riboflavina,
  • es rico en potasio y fibra soluble,
  • los frijoles anchos ralentizan la digestión y te hacen sentir lleno por mucho tiempo.

Estar embarazada

Las habas son una fuente valiosa de ácido fólico, por lo que se recomienda para mujeres embarazadas.

100 gramos contienen tanto como 423 gramos de valiosa vitamina. Por lo tanto, dicha porción proporciona el 106% del requerimiento diario de esta vitamina.

Desafortunadamente, los frijoles no se recomiendan para la diabetes gestacional, ya que contienen un alto índice glucémico (hasta 80 para los frijoles cocidos y 40 IG para los frijoles crudos). Por lo tanto, la haba es una carga bastante pesada para un páncreas enfermo, por lo tanto, vale la pena buscar un reemplazo si le han diagnosticado diabetes en el embarazo.

Además, la alubia no se recomienda para las personas que sufren de gota, ya que contiene muchos ingredientes de purina. Tampoco se recomienda para las personas que tienen un problema con el sistema digestivo, ya que causa hinchazón y fermentación excesiva en los intestinos (este proceso se puede evitar preparando adecuadamente las habas).

¿Cómo cocinar habas?

Para que la haba no cause hinchazón, se debe verter con agua muy caliente y dejarla durante una hora. Luego vierta el agua, vierta agua nueva y cocine las habas. Agregue una pizca de sal al final de la cocción. También vale la pena agregar un puñado de comino a la haba de cocción, lo que reducirá el riesgo de flatulencia.

Para cocinar, elegimos judías verdes, sin manchas, con un olor agradable. Los granos jóvenes generalmente están listos después de 15 minutos, incluso los más viejos deben gastarse 30 minutos.